¿Cómo se purgan los radiadores?

Giraremos la válvula del radiador con la ayuda de una llave especial o un destornillador hasta que salga  todo el aire. Volveremos a cerrar la válvula cuando haya salido todo el aire y sólo salga agua. Habrá que controlar la presión de la caldera para que se mantenga por encima de 1 y 1,5 como máximo. Si cae por debajo de 1 deberemos abrir la llave de llenado de la caldera hasta conseguir la presión deseada.

Leer Más

¿Por qué debemos purgar los radiadores?

En muchas ocasiones los radiadores acumulan aire, sobre todo cuando hemos pasado unos meses sin usar la calefacción. Esto impide que aporten el calor que deben con el consiguiente gasto adicional de energía.

Debemos purgar los radiadores cuando notemos que no calientan por todos sitios igual y sobre todo al inicio del invierno cuando encendemos la calefacción por primera vez después de los meses de verano. Además estas bolsas de aire en los radiadores producen ruidos en el sistema de calefacción que pueden ser molestos. Purgar los radiadores nos ayudará a ahorrar energía y rentabilizar el consumo de nuestra caldera.

Leer Más

Descubre cómo ahorrar en el consumo de tu calefacción

Es importante que la temperatura de nuestro hogar sea confortable en todas las épocas del año y sobre todo en invierno cuando las inclemencias del tiempo hacen que valoremos mucho la calidez de nuestra casa.

Puedes reducir el consumo si sigues estos sencillos consejos:

Comprueba  que la presión de la caldera es la adecuada, normalmente deberá estar entre 1 y 1.5 antes de empezar a funcionar.  Si tiene exceso de presión, la caldera tirará el sobrante mediante algún goteo.  Si esto ocurre, aseguráte de que la llave de llenado de la caldera está correctamente cerrada.

Utiliza un termostato para regular la temperatura que quieres en cada momento. Cuando no estamos en casa o cuando dormimos podemos dejar que mantenga una temperatura de 18º porque está demostrado que  es mejor desde el punto de vista energético mantener un ritmo de calentamiento homogéneo que dejar que la casa se enfríe y calentar de nuevo desde una temperatura mucho más baja.  Durante nuestras horas diurnas en casa la temperatura debería estar entre 21 y 22º, como máximo 23º. Para despreocuparte de esta tarea  puedes utilizar un termostato programable.

Purga los radiadores al menos una vez al año y sobre cuando enciendas la calefacción por primera vez en otoño. Es importante que no tengan aire para que calienten homogéneamente.

Leer Más

Instalaciones de gas natural, propano y butano

El gas natural es el combustible ideal para calentar nuestro hogar en invierno, para cocinar o calentar el agua con el que nos duchamos. El gas está canalizado en nuestras ciudades y es distribuido por diversas compañías muy conocidas.

El gas hace nuestra vida más fácil y confortable, pero debe llegar a nuestras casas con todas las medidas de seguridad requeridas. Por este motivo, es requisito imprescindible que la instalación sea realizada por un profesional autorizado. El instalador de gas natural debe poseer la acreditación a tal fin otorgada por el Ministerio de Industria. El instalador de gas deberá proporcionar el consiguiente certificado o dictamen de gas para que la compañía proceda a la instalación del contador que permitirá que llegue el suministro de gas a su hogar.

El Instalador de gas le indicará si hay que hacer algún tipo de modificación o adecuación para cumplir la normativa vigente para su instalación de gas natural o reforma de la misma.

(más…)

Leer Más