¿Por qué debemos purgar los radiadores?

En muchas ocasiones los radiadores acumulan aire, sobre todo cuando hemos pasado unos meses sin usar la calefacción. Esto impide que aporten el calor que deben con el consiguiente gasto adicional de energía.

Debemos purgar los radiadores cuando notemos que no calientan por todos sitios igual y sobre todo al inicio del invierno cuando encendemos la calefacción por primera vez después de los meses de verano. Además estas bolsas de aire en los radiadores producen ruidos en el sistema de calefacción que pueden ser molestos. Purgar los radiadores nos ayudará a ahorrar energía y rentabilizar el consumo de nuestra caldera.